CONSEJO GC

El Consejo de la Guardia Civil es un órgano colegiado en el que participan representantes de los miembros de la Guardia Civil y representantes de los Ministerios de Interior y Defensa. Se renueva cada cuatro años y la facultad fundamental del mismo, conforme establece la Ley 11/2007 que lo creo, es la de informar con carácter previo, las disposiciones legales o reglamentarias que se dicten sobre las aspectos sociales, profesionales o económicos que afecten a los Guardias Civiles. Además, es el encargado de analizar y valorar las propuestas y sugerencias que los Guardias Civiles hagan sobre las mismas materias. El primer Consejo se constituyo en febrero de 2009, siendo sustituido en su composición por el actual en mayo de 2013.

Muchas son las expectativas que se crearon entre las Asociaciones Profesionales de Guardias Civiles y entre un buen número de miembros del Cuerpo con la creación de este nuevo órgano, aunque también hubo muchos Guardias Civiles que no acabaron de ver las “bondades” del mismo, como lo demuestra la baja participación en las primeras elecciones al Consejo que se celebraron en 2009, donde solo el 34% del conjunto de los Guardias Civiles con derecho a voto acudieron a votar. Esta participación fue todavía menor en las siguientes elecciones al Consejo que se celebraron en mayo de 2013, donde solo ejerció su derecho al voto el 28% y, si nos fijamos solo en la Escala que aglutina al 87% del total de los Guardias Civiles, la Escala de Cabos y Guardias, la participación en las últimas elecciones en esta Escala descendió un 21% en relación a los anteriores, lo que supone que 56.053 Guardias Civiles de esta Escala no acudieron a votar por ninguna opción asociativa. Curiosamente, la participación de los Mandos ronda el 44% frente al 26% de los miembros de la Escala de Cabos y Guardias, lo que hace presumir que los Mandos confían más en el Consejo, se sienten más cómodos en el mismo y por tanto participan más.

Estos datos hablan por si solos del poco entusiasmo y confianza que despierta este órgano entre el colectivo, máxime teniendo en cuenta que por ejemplo, en el Cuerpo Nacional de Policía, en las elecciones a su Consejo participan más del 90% de todos sus miembros.

Esta es la realidad del Consejo de la Guardia Civil, un órgano con un bajísimo apoyo social. Las razones de ello son variadas, algunas de la cuales ya las reseño AIGC en el documento electoral con el que se presento a las últimas elecciones (http://www.aigcnet.com/wp-content/uploads/2013/11/Documento-Electoral-AIGC-.pdf). El futuro de este órgano es incierto, por que a nadie escapa que con estos bajísimos niveles de participación, la “representatividad” del mismo es algo más que discutible. Podrá seguir existiendo formalmente, pero si no es apoyado por los Guardias Civiles, no será un verdadero órgano de representación.

A pesar de esta clara falta de apoyo por parte de los Guardias Civiles, las diferentes Juntas Directivas de AIGC y una parte de su afiliación, hemos defendido la existencia de este órgano, al menos como paso intermedio a uno mejor. Una cosa es lo que nos gustaría y otra cosa es lo que la naturaleza militar del Cuerpo puede permitirse, al menos de momento.

AIGC no se presentó a las primeras elecciones al Consejo, pero si lo hizo como decimos en las celebradas en mayo de 2013. AIGC con el nivel de afiliación que tiene podría haber alcanzado holgadamente representación en el mismo, pero la inmensa mayoría de su afiliación decidió no ir a votar, lo que se tradujo en la no consecución de representantes en el Consejo.

A pesar de ello, la dirección de AIGC presenta propuestas a dicho órgano para su estudio y valoración, así como al propio Director General del Cuerpo, todas ellas con el objetivo de la mejora de las condiciones profesionales, sociales y económicas de los Guardias Civiles. Estas propuestas, como no podía ser de otra manera, son un complemento a la labor que ante los Tribunales de Justicia llevan a cabo los servicios jurídicos de AIGC en la defensa de nuestro colectivo, bien en cuestiones que afectan a nuestros afilados individualmente, bien a cuestiones más generales.

A continuación puedes ver algunas de estas propuestas. El denominador común de las mismas es que son realistas y serias. No invertimos tiempo en quimeras, solo en cuestiones que a poca voluntad que se tenga por parte de la administración pueden salir adelante. Otra cosa es el resultado de las mismas, si son o no tenidas al menos en cuenta y por tanto valoradas en sus justos términos. Parte del éxito y/o del fracaso del Consejo corre también evidentemente a cargo de la Administración, ella debe gestionar las diferentes propuestas de las Asociaciones y validar las que sirvan al objetivo común que debe ser el de mejorar las condiciones de vida de los profesionales que formamos parte del Cuerpo de la Guardia Civil.

ACCEDE AQUÍ A LAS PROPUESTAS DE AIGC

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR